Actividades en Eslovenia

Desde turismoeslovenia os proponemos diferentes planes para realizar en tus vacaciones en Eslovenia. La mayoría de los viajeros que acuden a este maravilloso lugar eligen como primer destino la capital, Liubliana, sin duda es un buen comienzo. En la capital es necesario ponerse un calzado cómodo y caminar, callejear por el Casco Viejo, alquilar una bicicleta, o perderse entre sus calles peatonales, cruzar los numerosos puentes que unen ambos lados del Rio Liublianica y como no, sentarse en alguno de los muchos cafés que esperan a los visitantes para ofrecerles el mejor café esloveno. En la capital se ofrecen multiutud de actividades para no aburrirte.

Por supuesto que en Liubliana hay que visitar el Castillo, un pequeño paseo a través del camino nos lleva a la colina, aunque para los más perezosos, también lo podemos hacer en funicular. Desde arriba la vista es impresionante, no olvidéis la cámara de fotos.

Tras degustar la famosa salchicha eslovena, y tomar uno de sus postres estrella, la Gibanica, acompañados por una pico (cerveza) nacional, os recomendamos dar un paseo por el parque Tivoli, allí permanece el Invernadero con plantas tropicales. En este lugar se celebran eventos durante todo el año.

En barco por el lago Bled
En barco por el lago Bled

Si vas a Eslovenia debes visitar Bled, con su famoso lago turquesa, aquí es obligatorio visitar el castillo apostado en lo alto del risco, desde sus murallas la panorámica es espectacular, una vez en la orilla del lago puedes, previo pago, subirte en una de las barcas típicas llamadas Pletnas, y disfrutar de un paseo hasta el islote del lago, allí durante media hora podrás pedir un deseo mientras tocas la campana de la capilla. En Bled es muy típico degustar otro de sus postres más deliciosos, la Kremna Rezina. O conocer algo sobre los bailes tradicionales de Eslovenia.

Muy cerca de Bled están las Gargantas de Vintgar, una pasarela nos guiará por un agradable paseo entre las estrechas paredes de las montañas.

Gargantas Vintgar
Gargantas Vintgar

Si cruzamos las montañas por el paso de Vrsar llegaremos al valle del río Soca, sin duda el lugar ideal para los deportes de aventura: rafting, kayak, descenso de cañones, tirolina, hidrospeed…y mil actividades más hechas a medida para los que quieren soltar adrenalina. Desde pueblos como Bovec o Tolmin podemos fijar la base para acometer la subida al Triglav, o subir a esquiar si vamos en temporada de nieve.

Podemos emplear una jornada en visitar las internacionales Cuevas de Postojna y el Castillo de Predjama, sin duda no os dejaran indiferentes, naturaleza en estado puro, las cuevas son impresionantes, un recorrido que seguro recordareis siempre. Además muy cerca de allí se halla el Castillo de Predjama, una construcción singular encastrada en la montaña, con una historia de héroes y villanos que os atrapará.

Cueva de Postojna
Cueva de Postojna

Otra de las cuevas importantes de Eslovenia son las Cuevas de Skocjan, menos turísticas que las de Postojna, y más económicas.

Al noroeste de Postojna está la Región de Idrija, sus montañas definen el límite entre los Alpes y el famoso Karst esloveno, un mundo de galerías y grutas subterráneas que atraen a miles de espeleologos y amantes del subsuelo. Muy cerca, hacia el norte debemos hacer una parada en Tolmin y degustar sus famosos quesos.

Al norte, cerca de Austria e Italia, está Kranjska Gora, paraíso para esquiadores, senderistas, escaladores, ciclistas… lugar idílico para practicar cualquier deporte de aventura, se encuentra junto a los Alpes Julianos, rodeados del Parque de Tirglav, sin duda esta zona es el Edén de los amantes de la naturaleza. Visita obligada es Planica, a unos diez minutos, en este lugar se celebran los famosos saltos de esquí, y desde donde comienza una ruta que se sumerge entre montañas.

En un par de jornadas podéis visitar el triángulo que componen ciudades como Maribor, Ptuj y Celje. Maribor, en el noroeste de Eslovenia, rodeada de naturaleza y otro de los puntos elegidos para realizar el ski. Aquí hay que pasear, dejarse envolver por sus calles, por el ambiente que ofrecen lugares como el Barrio de Lent y sobre todo por sus numerosos vinos, cada cual más delicioso. A una media hora se encuentra Ptuj, una preciosa ciudad romana con una rica historia a sus espaldas, podéis visitar el Castillo de la ciudad, así como el Monasterio de los Dominicos, cerca de allí existen numerosas Rutas del Vino para los más sibaritas.

El plan acaba en Celje, con un mágico encanto medieval, su castillo es el máximo exponente de la época, pero numerosos edificios nos recordarán que fue un importante enclave durante la Edad Media.

Si os apasionan los caballos y aún tenéis dudas de que se puede hacer en Eslovenia, seguro que habéis oído hablar de Lipica, próximo a la frontera con Italia, alberga la mayor granja escuela de caballos lipizzanos de toda Eslovenia, disfruta de una jornada rodeado de estos impresionantes equinos.

Nos vamos acercando a la costa eslovena, a pesar de sus escasos 46 kilómetros ofrecen ciudades pintorescas como Pirán o Izola, puertos con gran afluencia de ferrys y turistas como Koper, y lugares exclusivos como Portoroz, muchos dicen que les recuerda a Montecarlo debido sobre todo a la cantidad de Casinos y hoteles de lujo que hay.

Si quieres información de actividades escríbenos

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su Teléfono (requerido)

Asunto

Su mensaje