LAGO BOHINJ

En Eslovenia es difícil decir cuál es el entorno natural más hermoso, pero estamos seguros que uno de ellos en Bohinj, es un valle glaciar muy visitado para realizar cualquier actividad deportiva, ideal para realizar rutas de senderismo, realizar kayac, pesca o alpinismo. Este lugar lo componen sus montañas pero el protagonista es el gran Lago junto con el Río Sava.

Panorama del lago Bohinj
Panorama del lago Bohinj

En a penas 20 minutos, desde Bled, hallamos esta maravilla de la naturaleza que cambia su aspecto notablemente en función de la estación del año en la que nos encontremos. Algunas localidades como Studor o Stara Fuzina se ubican en las cercanías del lago, ofreciendo a los viajeros alojamiento y comida, además en Stara Fuzina se halla en Museo Lácteo Alpino.

Otro lugar clave en esta zona es Vogel, allí nos espera el Teleférico de Ukanc, desde el que podemos acceder a la cima del monte Voguel, desde éste lugar obtendremos las mejores panorámicas del inmenso lago.

Cascada Savica
Cascada Savica

Pero no te puedes marchar de aquí sin subir los numerosos escalones que te llevan a la Cascada Savica, de 78 metros de altura, alrededor de media hora nos distancia del nacimiento del Rio Sava, el ruido es ensordecedor, y la fuerza del agua en las estaciones de lluvia hacen que acabemos ligeramente mojados. La cascada tiene dos saltos. Para acceder aquí deberemos abonar un pequeño importe en la taquilla. Desde el mirador que está junto a la cascada obtenemos una impresionante panorámica del valle con el lago en el horizonte, un lago que es el más grande de Eslovenia, con unos  4 km de largo por 1 de ancho en su parte más amplia. A pesar de ser un reclamo turístico, deciros que en ningún momento es un lugar masificado, por ello conserva ese halo de magia, te transmite la posibilidad de disfrutar de la naturaleza y de la tranquilidad, te permite saborear el perfume de los generosos árboles y de la tierra húmeda. Un placer.

Es importante saber que todos los lugares más visitados de Eslovenia están perfectamente señalizados y es muy difícil perderse, sus carreteras y accesos son envidiables. Creemos que la mejor forma de conocer estos pequeños rincones mágicos es en coche, poder aparcar el vehículo en cualquiera de los parkings que hay señalizados y sentarte en los pequeños arenales del lago es un privilegio.

Si viajamos en verano a Eslovenia, siempre nos podemos dar un refrescante baño en las aguas tranquilas y cristalinas del lago, además veremos numerosas barcar con pesacadores o grupos de gente realizando kayak. Hay una pequeña playa de piedras que se conoce como la Playa de la Cabra.