Ciudades de Eslovenia

Eslovenia cuenta con infinidad de atractivos para los viajeros, descubrir sus ciudades es siempre una grata sorpresa.

La tranquila y encantadora capital de Eslovenia, Ljubljana, nos muestra su carácter medieval con  su castillo y dragones que serán los protagonistas de nuestra visita.  Un halo de leyendas cubre esta ciudad que nos enseña el lugar dónde San Jorge acabó con el Dragón que le asediaba. En Ljubljana la cultura se manifiesta en su máximo esplendor dando forma a numerosos eventos y festivales que así lo confirman.

Maribor
Maribor

Pero no menos importante es Maribor, ubicada en la zona noreste de la geografía eslovena, un lugar para perderse, para pasear entre sus viñedos, para disfrutar de la gastronomía local y de sus numerosos vinos. Sin duda el lugar ideal para aquellos que busquen una simbiosis con la naturaleza en estado puro.

Desde la Eslovenia costera en la zona de Istria con ciudades como Piran o Izola, para los que buscan sol y playa.  Koper, ciudad medieval con mucha influencia italiana, hasta la zona más al noroeste, protegida por los Alpes Julianos, lugares como Vrsic, Bovec o Kranjska Gora nos deleitan con un paisaje natural inigualable. Visita obligada el Parque Nacional de Triglav, los lagos de Bled y Bohinj.

Celje y Ptuj, nos atraparán con sus calles repletas de historia, nos mostrarán los entresijos de sus fundadores, de sus orígenes ya que son junto a la capital algunas de las urbes más antiguas del país.

La ciudad minera de Velenje, que a pesar de no tener demasiados habitantes contempla un gran ambiente turístico en épocas estivales, gracias en parte a su castillo imponente, las pistas de Salto de esquí o el Gran lago artificial al que acuden miles de turistas para practicar deportes náuticos.

Bled
Bled

Lugares  como Bled, en la parte más noroeste es elegida año tras año por los visitantes debido a su gran atractivo paisajístico, famoso por su lago glacial ofrece panorámicas dignas de ver.

Cerca de Ljubljana se halla Kranj, ciudad industrial con grandes tesoros arquitectónicos.

Sin duda Eslovenia es naturaleza, pero también es arte, es historia, es cultura y es diversión. Aquellos afortunados que puedan visitar este país se sorprenderán en cada parada que realicen. Os recomendamos que vayáis preparados para encontraros con un país desconocido y mágico, repleto de castillos esculpidos en roca, palacios barrocos, monasterios e iglesias, cuevas infinitas, de gentes maravillosas