Kranjska Gora

Viajar a Eslovenia y descubrir Kranjska Gora, es sin duda lo mejor que te puede pasar como viajero. Los Alpes Julianos nos rodean con sus cimas nevadas casi hasta bien entrado el verano, el aire es puro, diferente, el norte de Eslovenia es un paraíso para aventureros y deportistas, pero también para amantes de la naturaleza. Su posición estratégica situado en la frontera de Eslovenia, Italia y Austria, hace que este lugar sea escogido año tras año por muchos vecinos europeos como destino vacacional.

Casas alpinas de Kranjska Gora
Casas alpinas de Kranjska Gora

Kranjska Gora es una pequeña localidad situada al pie de la Estación de Esquí, durante el invierno se convierte en peregrinaje de esquiadores, no sólo en pista, sino de esquí de fondo, ya que cuenta con numerosas rutas ideales para realizar este deporte. Pequeños y mayores se dan cita todo los años en este paraíso. En cambio cuando la nieve abandona la villa aparecen los montañeros, senderistas, bikers, y turistas. Viajeros de toda Europa acuden aquí para realizar rutas en bicicleta o practicar deportes como el raffting.

En el pueblo encontramos comercios, supermercados, oficina de correos, bancos y muchas tienditas de souvenirs que ofrecen productos típicos de la Eslovenia, desde la sal de Pirán, hasta el queso de Tolmin o el famoso aceite esloveno. También podréis adquirir productos de artesanía, una de las tiendas con más encanto es Zidana Marela. Sus habitantes son muy hospitalarios y casi todos además de esloveno hablan inglés lo que hace que el entendimiento sea muy fácil. Para comer o cenar podéis acudir a alguna de sus Gostilnas, hay unas cuantas en el lugar, y por supuesto después de realizar una actividad física hay que tomarse una Pivo, cerveza, a muy buen precio. A los más cafeteros hay que deciros que el café de Eslovenia está riquísimo, en casi toda su geografía, así que también es un buen regalo.

Pastelería y cafetería Chaplin
Pastelería y cafetería Chaplin

En Kranjska Gora podéis degustarlo en un lugar llamado Chaplin, acompañado por una riquísima Kremna Rezina o cualquiera de sus numerosos postres, estamos seguros que no sabréis cuál elegir.

Para alojaros existen muchas opciones, desde hoteles muy confortables como el Kompas situado frente a las pistas de esquí hasta apartamentos privados. Cualquier elección seguro que es la correcta.
Cuando cae la tarde habitantes y turistas se reúnen en algunos de sus pub y el ambiente es increíble, en ocasiones podreís disfrutar de  conciertos en directo que amenizan nuestro ratito de ocio.
Además podréis pasar una noche en el Casino, acudir a un Musical y relajados en alguno de sus centros Wellness.

En los alrededores de Kranjska Gora, hay numerosos lugares a los que acudir, uno de los más curiosos en la Capilla de Rusia, una pequeña capilla que construyeron prisioneros rusos en memoria de las muertes que hubo durante la Guerra Mundial, aquí todos los años se celebra una misa en conmemoración de estos prisioneros, incluso acuden altos cargos de la política rusa y eslovena. La capilla se encuentra en la carretera de Vrsic, una carretera de montaña con seseantes curabas que culminan en el Paso de Vrsic.

Otro lugar que os recomendamos es Planica, en este Valle veréis las pistas de salto de esquí, fue aquí  dónde la primera persona saltó por encima de 100 metros en esta modalidad, fue en 1936, posteriormente se alcanzaron los 200 metros.  Además encontraréis numerosas rutas señalizadas para realizar, un paseo de dificultad baja, alrededor de una hora de camino,  nos lleva al Valle de Tamar, en el Parque Natural de Triglav,  allí un albergue espera ansioso deportistas y aventureros.

Continuando la carretera hacia el sur se hallan Mojstrana y Dovje, una frente a la otra, cada una en una ribera del rio Sava.