Isla de Bled

La única isla de toda Eslovenia se encuentra en el interior de sus entrañas, rodeada de la más frondosa vegetación, mimada por sus montañas, es uno de los atractivos turísticos más bellos de Eslovenia, pero… no os imaginéis una isla paradisiaca con playas de arena, la Isla de Bled en realidad es un pequeño islote en medio del Lago del mismo nombre.

DSC01343Dicen las leyendas de la zona que en el lago los antiguos pobladores adoraban a la diosa Ziva, que representaba al amor y a la fertilidad, desde entonces se convirtió ya en un lugar de peregrinaje. Aunque dicen que realmente esta leyenda fue una creación de France Preseren famoso poeta de Eslovenia.

Los pobladores construyeron una pequeña iglesia que funcionó como santuario hasta que en el Siglo XIX comenzaron a llegar los primeros turistos, toda la zona de Bled y alrededores es famosa por los beneficios de sus aguas, y por lo tanto era un reclamo importante para el turismo de la alta aristocracia que buscaba sus aguas termales para curar sus enfermedades.

Al islote se puede acceder en una de las embarcaciones típicas eslovenas llamadas Pletnas, alrededor de veinte minutos es el tiempo que tardaremos en arribar, allí existe un pequeño puertito en el que nos bajaremos y comenzaremos a ascender a la pequeña colina dónde se encuentra la Iglesia de la Asunción, este lugar está muy solicitado para la celebración de bodas, así que si tienes pensado casarte así ya puedes ir poniendote a la cola, hay listas de espera eternas, y aquí no acaba todo, los novios deberán portar a sus parejas en brazos desde el puerto hasta arriba por todas las escaleras como manda la tradición, todo ello en silencio o sino la mala suerte les acompañará.

IMG_20140530_121358191

El centro religioso se construyó originalmente era de carácter gótico, aunque posteriormente en su reconstrucción en 1685 se le dotó de un estilo pre barroco, se amplio la infraestructura creando un campanario independiente al estilo veneciano, esto fue a finales del Siglo XV.

Dentro de la Iglesia es obligado también tocar tres veces la campana del deseo para obtener lo que pidamos, por ello durante la visita la campana sonará incesantemente sobre todo si hay muchos turistas. En su interior también se conservan algunos frescos de escenas de la vida de la Virgen Maria. La Iglesia tiene cuatro altares con numerosas esculturas de mármol.

También podremos acceder a la torre del campanario, casi un centenar de escalones nos llevarán a obtener las mejores vistas.

Otro de los edificios alberga una pequeña tienda de souvenirs-cafeteria, aquí podemos degustar otro de los postres típicos de la Bled, la potica, una especie de bizcocho relleno de diferentes cosas como almendras, chocolate, nueces…

Como ven es un lugar rodeado de supersticiones y leyendas, por ello será tan mágico.