Paseos en barco en el Lago Bled

Si visitas Eslovenia, seguro que realizas una escapada a la localidad de Bled, sin duda es uno de los mayores atractivos de Eslovenia. Allí , en ésta bucólica población se encuentra la única isla del país, si, has leído bien, a pesar de este situado a casi 500 metros sobre el nivel del mar, aquí se guarda uno de los tesoros eslovenos.

Y todo aquel que visita Bled, debe adentrarse en su Lago, unas hipnóticas aguas turquesas harán que nos subamos a bordo de una de sus típicas embarcaciones, llamadas Pletnas, y nos acerquemos hasta el islote.
Éstas embarcaciones se remontan hasta 1590, y se han convertido en un transporte tradicional, las reconocerás por sus coloridos toldos, con la proa en punta y que se propulsa por la técnica de Stehrudder, vamos que el patrona a pie y rema con los remos a la vez. En ellas caben unas 20 personas

Las Pletnas suelen tener nombre de mujer

Bajo la sombra de los Alpes Julianos y mientras admiramos el Castillo de la ciudad, en uno de sus “acantilados”, tenemos varias opciones para realizar el Paseo en barco.

Existen 5 embarcaderos a lo largo del perímetro del Lago, por lo que puedes tomar una Pletna en cualquiera de ellos, tienes que tener en cuenta que el precio es exactamente el mismo en cualquiera de ellos, porque lo tienen estipulado así.
Verás numerosos carteles que te indican dónde están situados los puntos de recogida.
A veces hay que tener paciencia, ya que hasta que no se llena el barco no se suele zarpar, a no ser que lleve mucho tiempo esperando y no llegue nadie, que entonces el barco te transportará hasta el islote.

Depende en que punto del Lago te subas tardarás más o menos, aunque suele ser entorno a media hora aproximadamente. Una vez en la isla tienes 30 minutos para disfrutar de ella, entrar a la iglesia, degustar un rico postre esloveno en la cafetería, y por supuesto tocar la campana, que dicen que da buena suerte. Luego tendrás que regresar a dónde desembarcaste para volver al punto de partida.

En el islote de Bled, se celebran bodas, nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos con una

Otra opción, mas económica es alquilar un bote de remos y hacer el viaje tu sólo, únicamente te lo recomendamos si alguna vez ya lo has hecho, porque es bastante cansado. La ventaja es que no tienes el tiempo tan regulado para poder visitar la isla. Cuesta (2016) entre 12 y 15 € según la temporada durante una hora.