Paseo en barco en Ljubljana

Pasear en barco por el Rio Ljubljanica es todo un placer para la vista, totalmente apetecible si quieres disfrutar de la ciudad desde otra perspectiva, y es que Ljubljana enamora desde cualquier punto de vista, así que no dudes en subirte a uno de sus barcos en cuanto llegues a la capital.

Este rio conocido también como el Rio de los Siete Nombres fluye en este punto, artificialmente por el Canal de Grúber para que cesaran las inundaciones del Ljubljanica. Su creador el arquitecto Joze Plecnik dotó a la capital de Eslovenia de un aspecto más moderno incluyendo los famosos puentes.

IMG_2771La visita de la ciudad a través de su rio dura aproximadamente una hora, y el precio ronda los ocho euros para adultos y unos 3 euros para niños, es ideal si vas en familia con niños ya que podrás disfrutar de algunos de los lugares más bonitos sin que los más pequeños se cansen.

Aunque nosotros os recomendamos que paséis unos días en Ljublijana, son muchos los que deciden verla en un día o dos, así que la opción de la visita en barco es ideal para ganar tiempo.

IMG_2785 Durante el trajecto pasaremos por lugares tan famosos como el Triple Puente, junto a la conocida Plaza Presernov, lugar de encuentro de jóvenes y no tan jóvenes, frente a la plaza está la Oficina de Turismo.

Mientras continuamos nuestro pequeño viaje veremos el gran y variado ambiente que existe en las numerosas terrazas de la ciudad, no os preocupéis, luego tendréis tiempo de tomar una de sus famosas pivo (cerveza) mientras os relajáis.
La música suena casi siempre en la ribera, pequeños grupos tocan música típica de la zona, mientras el ruido de la gente se entremezcla con ellos.

En la ruta en barco pasaremos bajo el Puente de los Dragones, quizá el lugar más fotografiado de la ciudad, con grandes estatuas del famoso Dragón de San Jorge apostado a ambos lados de la ribera.

IMG_20140528_174750381_HDREl Puente del Carnicero también es muy famoso, esta vez para los enamorados, y es que lo están ocultando bajo los cientos de candados que las parejitas cuelgan en sus barrotes, algo que a muchos nos les gusta nada.

Finalmente pasaremos por el Puente de los Zapateros, quizá el menos conocido por los turistas, pero ubicado en una de las zonas más “modernas” de la ciudad, aquí el arte rezuma por las calles, en muchos casos movimientos alternativos que transforman en arte sus reivindicaciones.

Una vez lleguéis a buen puerto os invitamos a conocer al completo Ljubljana, os va a enamorar, estamos seguros.